sábado, 31 de julio de 2010

MISIÓN IMPOSIBLE



El destino los enfrentó una tarde de luna llena a la orilla del mar. Desde entonces el centauro y la sirena se mueren de pasión y luchan por consumar su amor.

2 comentarios:

  1. Amores imposibles... sé de qué se tratan sin ser sirena...
    Muy bueno

    ResponderEliminar
  2. ya mejor ni digo nada.
    Siempre he tenido la duda de si estar con una sirena será como hacer el amor con una mujer o con un pescado.

    ResponderEliminar

Libertad

SIN TON NI SON HÉKTORIADAS Y HÉKTORIADAS EL BLOG comenzarán hoy 6 de octubre 2019 como mis páginas web...