viernes, 30 de julio de 2010

HORROR VERDE

En el velorio, María sintió que le acariciaban una pantorrilla. Impávida, miró hacia los lados pero todos estaban ofuscados con el rezo del rosario. Dudosa, se levantó, caminó hacia donde estaba el ataúd,y vio, horrorizada, que al viejo difunto le faltaba una mano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Libertad

SIN TON NI SON HÉKTORIADAS Y HÉKTORIADAS EL BLOG comenzarán hoy 6 de octubre 2019 como mis páginas web...