AMIGOS DE LO BREVE

viernes, 5 de noviembre de 2010

FINAL FELIZ*



"Que todas tus noches sean noches de boda, que todas tus lunas sean lunas de miel..."- canción de Joaquin Sabina.


El domingo  11 cumplió 99 años  y se sentía alto y potente como las torres gemelas en su tiempo. Sano y lúcido,  se enorgullecía en decir que su única enfermedad era la  vejez. El lunes 12, inesperadamente como rayo que cae, mientras hacía su caminata matinal, conoció  a una bella y sexy joven de 30 años, su verdadero amor tan esperado; aunque le llegó a destiempo, no le importó. El martes 13 salió con ella, compró un boleto de lotería y por la noche ganó el premio mayor. El miércoles 14 se casó,  y tuvo una noche de miel apoteósica. El jueves 15, pasaron el día juntos divirtiéndose como dos niños en un parque de fantasía. El viernes 16, precavido, alteró la redacción del testamento. El sábado 17 celebró una gran fiesta para todos sus amigos y alguno que otro interesado.  La madrugada del domingo desencarnó en medio de un maravilloso y explosivo orgasmo. En el  funeral, la viuda, sentada al lado  del ataúd, con velo y sombrero oscuros, sonreía como toda una mona lisa...

* Escogido como el micro de la semana por Daniel Sánchez  en su blog MICRORRELATOS A PESO: http://microrrelatoapeso.wordpress.com/   "Por el juego perfectamente logrado de historias entremezcladas dentro de un mismo microrrelato, teniendo en cuenta la dificultad de maniobra en tan poco espacio”

14 comentarios:

  1. Parece que vivió a tope sus últimos días.
    También hizo feliz a alguien.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Eso, multiplicó su felicidad e hizo a alguien feliz, lo que de verdad cuenta. Gracias Torcuato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Final feliz...?? Para la Mona lisa, obviamente :)

    ResponderEliminar
  4. Pido disculpas si mi mensaje lo repetí, es que a veces la internet, me juega malas pasadas, de todos modos, aprovecho para decir que me encantó :)

    ResponderEliminar
  5. Quién no querría tener un final tan feliz?
    Un abrazo infinito

    ResponderEliminar
  6. Así es ,Maite, todos queremos un final feliz; morir en la cama sonriente y satisfecho junto a nuestros seres queridos...mi abrazo infinito.

    ResponderEliminar
  7. Hector he seleccionado este microrrelato como el MICRORRELATO DE LA SEMANA en mi sección o lo que es lo mismo, el mejor microrrelato que he leído durante la semana pasada.

    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  8. ¡Anda pal cara! ¿No me digas? Pues muy honrado, Daniel, muy honrado.Gracias!

    ResponderEliminar
  9. Me gustó mucho este minicuento porque entrelaza varias historias, creo que la felicidad es muy difícil de encontrar pero este señor lo hizo al final de sus días, tal vez sabía que su fin estaba cerca y por eso decidió vivir lo que la vida le ofrecía, creo que si fue final feliz pero para la viuda. ;) Soy estudiante de la profesora Asima. Maria E.

    ResponderEliminar
  10. Gracias, María. Me alegra mucho tu comentario.

    ResponderEliminar