AMIGOS DE LO BREVE

viernes, 25 de mayo de 2012

CONVICCIÓN

*Era una prostituta,  pero yo creía en Dios y la traté como a un ángel. Entonces toqué el cielo.




*Este micro es una versión de otro micro de Fernando Remitente:

 HEREJÍA
Era un ángel pero yo no creía en Dios y la traté como una cualquiera.


Fernando Remitente, Teoría del Mínimo Relato, 2012.

5 comentarios:

  1. Las dos caras de la moneda.... ;)

    ResponderEliminar
  2. Estimado amigo, le he incluido en mi listado de MiniWebs. Puede verlo en... http://minigrafias.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Tratar bien a todos los seres universaliza nuestra mirada.

    ResponderEliminar
  4. Angeles y demonios, princesas y putas... Al final, puede que seamos demonios angelicales y putas princesas.

    Sin duda, el hecho de no juzgar, dice mucho de una persona, y quien trata bien por naturaleza, puede que tenga el cielo ganado, aún sabiendo de la crueldad de este mundo.

    Saludos.

    ResponderEliminar