jueves, 3 de febrero de 2011

DETRÁS DEL ARBUSTO


Cuando despertó, encontró dos hojas de parra junto a él. Ella retornó al paraíso.

8 comentarios:

  1. jeje me gustó la versión del clásico.
    Un saludo indio

    ResponderEliminar
  2. Tiene un punto de Monterroso, pero a la inversa, ella ya no estaba allí. Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. me encantó!!!!
    y es que ella era un alma buena.

    saludos Rivero!!!

    ResponderEliminar
  4. Pobre Adán... al menos ahora tenía una hoja de parra de más y no tendría que estar lavando la otra :)

    ResponderEliminar
  5. Olvidé decirle, que me alegro muchísimo de que haya vuelto a escribir y nos deleite de nuevo con sus bellos relatos :)

    ResponderEliminar
  6. Pasamos mucho tiempo en clase (de Prof. Saad Maura) discutiendo este cuentico...Me encanta que introduzca montones de preguntas: ¿Por qué dos hojas en vez de tres? ¿Qué es el paraíso aquí- estar desnuda sin vergüenza, o estar lejos del hijo de puta Adán? O quizás mi interpretación es demasiado orientada hacia la perspectiva de la mujer...Quizás las dos hojas son de los dos...De todos modos, me ha dado mucho que reflexionar....Gracias por sus inventos. -Rebecca

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Rebecca;es algo críptico que invita a diferentes perspectivas. Un saludo.

    ResponderEliminar

TEXTICULOS

TEXTICULOS CHISPEANTES ... haikus, aforismos, epitafios, máximas, porbituarios, greguerias, etc.roverbios, anuncios clasificados, refrane...