AMIGOS DE LO BREVE

miércoles, 8 de enero de 2014

AÑORANZA

Teníamos una casita amarilla como el sol y verde como la hierba...y esa certidumbre de que mañana volvería a ser otro día...Dos cipreses plantados al frente, como dos guardianes, eran nuestra motivación y esperanza...
Entoces llegaron los niños traviesos...






LEY DE VIDA

Cuando era pequeño le preguntaron que quería ser cuando creciera.
Él, sín pensarlo dos veces respondió: "¡escritor, yo quiero ser escritor!".
El tiempo pasó, y entre otras cosas, se convirtió en los pies y las manos de otra persona.