AMIGOS DE LO BREVE

miércoles, 14 de marzo de 2012

HECTORÍNOMOS


Cuando la vi, el corazón me saltó y me la comí con los ojos. Ahora tengo una indigestión cardio -ocular. 
*
El muerto que se murió resucitó al tercer día y fue tanta la algarabía que otra vez se murió.

2 comentarios:

  1. Jijiji yo sé de muchos que también lo sufren...

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
  2. - Sufro a diario esas indigestiones cardio-oculares, cualquier día tenemos un disgusto...

    - Si está claro que no se puede resucitar en paz, después de tres días con la pata estirada no está uno para muchos trotes y tanta alegría te manda de nuevo para la tumba. Así no se puede...

    Un saludo

    Oski.

    ResponderEliminar