AMIGOS DE LO BREVE

sábado, 17 de diciembre de 2011

K



─Señor, usted no puede leernos como se siente, nos suena elaborado y fantasioso eso de insectos, queremos oír de sus labios cómo se siente─dijo el jefe psiquiatría examinador desde el otro lado de la mesa. Él se mantuvo silencioso y sereno, esbozó una leve sonrisa irónica y frustrada; recogió los papeles y se marchó con una chispa de luz en sus ojos negros y grandes.
Llegó a la  casa , se encerró en su alcoba y  comenzó a  escribir sobre un insecto,  mientras su hermana se burlaba de él.