AMIGOS DE LO BREVE

domingo, 4 de diciembre de 2011

SIMIENTE




Y le dijeron a Eva: "Puedes comer de todos los árboles del jardín, menos del que está en medio: del árbol del sexo,  de la Ciencia del bien y del mal. El día que comas de él, morirás".

Y luego le dijeron: "No es bueno que la mujer esté sola. Vamos  a darle otro que le ayude y le haga compañía; uno que sea de su misma especie". La dirijieron  hacia el árbol que daba la cera blanca y fecundadora  que brotaba de su corteza y se la pusieron en el medio del vientre creándole una especie de ombligo. Eva quedó embarazada. Al pasar un tiempo dio a luz a un niño y exclamó: "Este si es hueso de mis huesos y carne de mi carne, duro y grande como el árbol. Un compañero igual que yo". A la criatura le puso Adán que significa "Aquel que es de la tierra" o "Aquel que es hombre". Ambos, mujer y hombre, iban desnudos y sucios por el jardín y no se avergonzaban. Y el árbol floreció...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada