AMIGOS DE LO BREVE

domingo, 4 de diciembre de 2011

FICCIÓN DE MUÑECO


En un punto cualquiera de la ciudad, pasa el autobús. Niños me dicen adiós. Arriba, una cúpula azul y un gran pájaro vuela en circulos. El aire y la brisa se desliza por entre sus alas y se mantiene alto. ¿Qué lo impulsa hacia adelante?En el suelo, entre mis pies blancos, un escarabajo  arrastra a una abeja muerta. ¿A dónde se ha ido su energía? Yo estoy sentado con los brazos congelados, no sé quién soy ni adónde voy…y lo peor de todo: no puedo moverme...

2 comentarios:

  1. Antropomorfizando al muñeco de nieve, has abierto una puerta infinita a que cada autor le asigne los poderes y pensamientos que guste.
    El rito de que los humanos construyamos éstas figuras contiene algo Jungiano.

    ResponderEliminar
  2. EL alma de los objetos es incomprensible para el alma humana...

    ResponderEliminar