AMIGOS DE LO BREVE

viernes, 17 de junio de 2011

TODO CONCLUYE, MENOS EL DINOSAURIO

A simple vista no tenía tiempo ni para respirar, ni siquiera iba a intentarlo. Después de corregir treinta  exámenes se quedó allí, inmóvil como una piedra a lo que pasaba el dinosaurio. Pero no fue así, al despertar, el dinosaurio todavía estaba allí junto a la montaña de exámenes sin corregir. Cansada, tuvo que marcharse a la universidad, pues su tiempo de descanso había concluído.

1 comentario:

  1. Ganarás el pan con el sudor de tu frente ...parece que era en serio, ja ja


    Abrazos

    ResponderEliminar