AMIGOS DE LO BREVE

lunes, 20 de junio de 2011

NINFOMANAS


Desde que abrieron el nuevo museo del pene cerca de su casa, Matilda se confiesa más a menudo, sus sueños eróticos aumentaron y las fantasías se le convirtieron en pesadillas.

1 comentario:

  1. Tuve que pasar a leer al ver título tan cultural, Matilda se sobrecargó de pensamientos.
    Saludos ,
    Carlos de la Parra.

    ResponderEliminar