AMIGOS DE LO BREVE

domingo, 6 de marzo de 2011

2.500KM. DE LONGITUD HACIA LA ETERNIDAD


Y al final del camino, en la cotidiana existencia de las extensas y áridas llanuras, dos siluetas se confundieron en el horizonte encendido, entre gigantes y molinos. Una de ellas, larga y alta, la otra, redonda y bajita.  La primera subió al cielo y se confundió con las estrellas. La segunda se hundió en la tierra  e hizo crecer las habichuelas; ambas se eternizaron en la conciencia colectiva.

6 comentarios:

  1. Cada uno a su manera dejó huella para la humanidad.

    Un saludo indio

    ResponderEliminar
  2. Qué manera tan poética de entrecruzar la gran novela con el cuento
    Enhorabuena por esta belleza héctor

    ResponderEliminar
  3. Hola Héctor, que gusto volver a leerte. Ahora que he vuelto al ciberespacio te voy a seguir, o más bien perseguir.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  4. Hola Indio, Patricia y Adivín; gusto en volver a saludarlos.

    ResponderEliminar
  5. hermoso post Rivero!!!!
    un saludo amigo!!

    ResponderEliminar
  6. Mi querido Hek, cuánto te agradecerían estas líneas el bueno de D. Quijote y el santo de D. Pancho,ah, por cierto, y D. Miguel de Cercantes te daría un aplauso.

    Besos

    ResponderEliminar