domingo, 20 de febrero de 2011

LOS DÍAS TRES EN EL ASILO



hoy es tres viene mi hija entra hablando como siempre por uno de esos aparatitos de ahora que le llaman celulares bendito es que la pobrecita tan ajetreada con ese esposito que le salió sangrigordo y vago me trae las cositas me gusta como se ha pintado las uñas siempre tan preciosas y el pelo siempre tan arregladita que bella mi hija hoy tampoco parece que tiene tiempo para quedarse  un ratito conmigo la pobre me dice adios desde el pasillo y le entrega a la enfermera la bolsita pobrecita otra vez como acostumbra me grita que se ha depositado el cheque y se aleja diciéndome adiós con sus manitas dios te bendiga hija querida de mi alma…


sábado, 19 de febrero de 2011

MARZO OCHO EN ALGUN LUGAR DEL MUNDO

 “¿De qué te quejas ingrata? Nunca te ha faltado nada; lo tienes todo: ropa, zapatos, casa y comida…¡Tú no eres nadie sin mí! ¡Lárgate! ¡Aquí mando yo!”

CHASCO

Clarulina ilustración + Hector Luis Rivero



Luego de lavarle y plancharle las arrugas a su marido, Soledad lo dobló con sumo cuidado y lo metió en su bolso de invierno; se vistió con el nuevo abrigo de flores acampanadas, se puso la bufanda y el sombrero, y salió afuera en busca de una nueva ilusión. Caminó silenciosa entre la nieve y se paró en una esquina a esperar a que pasara un corazón verde para que le subiera las feniletilaminas del cerebro.

lunes, 14 de febrero de 2011

ESCRITORES INTRINCADOS

Un grupo de escritores se propuso redactar la novela de la vida; iban de una ciudad a otra con todas sus computadoras, impresores y papeles. Pasaron diez, cincuenta, cien quinientos años hasta que por fin llegaron a Escritolandia, cuando de repente se para el autor más sabio y dice:

─Queridos colegas se nos han quedado las ideas y la inspiración; pero sólo uno de ustedes podrá ir a traerlas de regreso. ¿Quién lo quiere hacer?

Por allá una crítica literaria levanta la mano y dice: ──Yo voy, con la condición de que no comiencen a escribir hasta mi regreso, ¿están de acuerdo? Y todo el grupo responde: ─¡Sí!

Bueno, entonces la crítica literaria se va a su viaje. Pasaron quinientos, mil, cincomil, hasta diezmil años y llega un narrador del grupo y dice: ─No, a esa comentarista le pasó algo, debe de estar enferma, yo digo que escribamos ya y nos olvidemos de ella.

Pero el literato más entendido le responde: ─No, no escribiremos, recuerden la promesa, sigamos esperando.

Pasan otros diez mil años y nada que llegaba la critica literaria, hasta que dijo el más docto:

─Bueno, nos tocó comenzar a escribir.

Y todos comenzaron a redactar, cuando de repente sale la crítica literaria de un matorral y dice:

─¿Qué tal si me hubiera ido? ¿Huh?

TEXTICULOS

TEXTICULOS CHISPEANTES ... haikus, aforismos, epitafios, máximas, porbituarios, greguerias, etc.roverbios, anuncios clasificados, refrane...