sábado, 9 de octubre de 2010

DISYUNTIVA DIVINA

En una segunda oportunidad el creador arrojó a Adán y a Eva a un planeta terciario  con un solo sol y una sola luna. Al salir de la cápsula, Eva, hambrienta, lo primero que vio fue una uva y sin pensarlo dos veces la desgarró. Bajo sus pies se produjo un jugo morado y la magia del amor prohibido los rondaba. Adán bebió del vino, lo saboreó en repetidos sorbos  y lo compartió con ella. Dulcemente se adormecieron apaciguados.
No han despertado.  Nosotros somos sus sueños y pesadillas.*


* Gracias, Julio

TEXTICULOS

TEXTICULOS CHISPEANTES ... haikus, aforismos, epitafios, máximas, porbituarios, greguerias, etc.roverbios, anuncios clasificados, refrane...