AMIGOS DE LO BREVE

domingo, 1 de agosto de 2010

MALUS MEMORIAE


“Por Dios, juro que se me ha olvidado algo, ¿qué será?”, pensaba el jinete sin cabeza al llegar a su casa.


EL BRONTOSAURIO


Cuando desperté, la suegra todavía estaba allí.