AMIGOS DE LO BREVE

jueves, 28 de octubre de 2010

EL CUENTO TRISTE QUE TERMINÓ FELIZ

Había una vez una lágrima que rodó hasta los labios y se convirtió en sonrisa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario