AMIGOS DE LO BREVE

sábado, 2 de octubre de 2010

DE GENÉTICARAMBA

Ella, hermosísima hasta rajarse a más no poder. Él, guapísimo, un Adán. Decidieron casarse y tener el bebé más bello. Nueves meses después, con el sorpresivo resultado,  se dieron cuenta de que habían olvidado repasar sus árboles genealógicos: uno de sus tatarabuelos era conocido en la villa con el apodo de Pepe el feo.

1 comentario: