domingo, 22 de agosto de 2010

ESPERANDO LA LLEGADA

Penélope, con su bolsita de piel marrón, esperaba sentadita en aquel banco mientras tejía unos zapatitos de bebé. Un día pasó un hombre, se detuvo y le dijo: “Hola, soy yo.” Ella no pestañeó, sacó de su bolsa una pistolita y le disparó en el acto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Libertad

SIN TON NI SON HÉKTORIADAS Y HÉKTORIADAS EL BLOG comenzarán hoy 6 de octubre 2019 como mis páginas web...