AMIGOS DE LO BREVE

sábado, 21 de agosto de 2010

BUEN APETITO

En la cárcel se quejó de hambre. Para su asombro, atendieron su queja y le sirvieron la tan deseada comida. Todo resultó bien, excepto que lo obligaron a comerse la rata viva.

4 comentarios:

  1. Cuidado cuando te quejes... pueden acceder a tus deseos... jaja

    ResponderEliminar
  2. La vida me libre, y te libre a vos también amigo, de tener que reclamar algo a los malvados.
    Excelente micro
    Buen fin de semana

    ResponderEliminar