AMIGOS DE LO BREVE

miércoles, 16 de junio de 2010

PROFESIÓN EQUIVOCADA



El nuevo profesor entró al salón, se presentó, y cuando fue a escribir su nombre en la pizarra todos los estudiantes salieron gritando. Entonces, reflexivo y asombrado, miró por la ventana y dijo para si mismo: “Definitivamente la docencia no es trabajo para un gato.”

1 comentario: