AMIGOS DE LO BREVE

miércoles, 30 de junio de 2010

PENA MÁXIMA 2100



Culpable. Le borraron toda la memoria. Lo más triste para él fue ver como se disolvía el más dulce y último de sus recuerdos: su madre sonriéndole cuando era apenas un bebé.

3 comentarios:

  1. Ha y recuerdos que no deben ser borrados nunca....

    ResponderEliminar
  2. ...he ahí la pena...Gracias por comentar, Reina.:)

    ResponderEliminar
  3. UFFFF que palo... tremenda condena.

    ResponderEliminar