AMIGOS DE LO BREVE

miércoles, 23 de junio de 2010

DENTOFOBIA



Horrorizado, tras recibir el pinchazo de la anestesia, el niño Adolfo de lo único que se acordó fue de una cadenita dorada con un hexagrama que colgaba del cuello del dentista. Desde ese día juró vengarse.

1 comentario: